Sarampión

Dr. Edgar Omar Lugo Carrillo

Medico Familiar
2017-03-11

El sarampión es una de las principales causas de muerte entre los niños pequeños.

Pese a que hay una vacuna segura y eficaz para prevenirlo. En el año 2011 hubo 158000 muertes por la enfermedad en todo el mundo; más del 95% se registraron en países de bajos recursos con deficiente estructura sanitaria. La mortalidad es mayor en los menores de 12 meses. En países desarrollados las cifras son de 0.05 a 0.1 por 1000 casos; en los países en desarrollo puede llegar a 3 a 6%: En 1980 antes de que se generalizara el uso de la vacuna, el sarampión causaba cerca de 2.6 millones de muertes al año.

En Resumen. El sarampión es una enfermedad aguda, viral, muy contagiosa, que afecta principalmente a niños, y que se presenta con sintomatología respiratoria, fiebre y una lesión de la piel, conocida como exantema característico. De ser una enfermedad frecuente, epidémica, luego de la introducción dela vacuna es excepcional en los países con altos índices de cobertura. Datos históricos En la antigüedad, sarampión y viruela fueron frecuentemente confundidas una con otra así como con otras enfermedades exantemáticas (erupción o lesion de la piel). Grandes epidemias de sarampión y viruela ocurrieron hace más de 2000 años en el Imperio Romano y en China. Por ser una enfermedad viral, cuyo único huésped es el ser humano, es posible pensar en erradicarla. Una de las estrategias recomendadas para esa eliminación depende de la epidemiología local, la cobertura histórica de la vacuna y la capacidad del sistema de salud para proveer la vacuna a los grupos susceptibles.

Características de la Enfermedad. Se transmite por las gotitas respiratorias o por contacto directo o indirecto con las secreciones faríngeas o nasales de infectados. Es contagioso desde 4 días antes a 4 días después de la aparición del exantema. El período de incubación es de 14 días (rango 7 a 18) y se manifiesta como una enfermedad febril respiratoria con erupción de la piel. En efecto, se caracteriza por malestar general, fiebre, irritación de los ojo o conjuntivitis, moco de nariz o rinitis, tos. Este consiste en una erupción eritematosa, maculo papular (granos), que comienza por la cabeza y se extiende caudalmente en un período de 3 a 4 días. En los siguientes 3 o 4 días desaparece en el mismo sentido en que apareció. El enantema (granos en la boca) es típico de la enfermedad, aunque no siempre está presente, consiste en las llamadas “manchas de Koplick”. Consisten en unas lesiones como “granos de sémola” o como “granos de arena” que se observan en la mucosa de la boca habitualmente en la que enfrenta a los segundos molares. La enfermedad es mas grave cuando se presenta en adultos o en menores de 1 año.

Diagnóstico. El diagnóstico es fundamentalmente clínico o síntomas del paciente, pero dada la rareza de la enfermedad en países con altos índices de vacunación, pueden requerirse datos de laboratorio. Criterios clínicos para el diagnóstico: Fiebre y exantema maculopapular (no vesicular) y tos, moco de la nariz, enrojecimiento de los ojos.

Las Complicaciones Pueden ser: Respiratorias. Sobre todo provocando otitis media (infección de oído), 7 a 9% de los casos, neumonía (1 a 6%). Esta última es responsable de alrededor de 60% de las muertes provocadas por la enfermedad. Neurológicas. Encefalitis (infección del cerebro) aguda o crónica. Otras: diarrea (6%), ceguera (0.1%).

Vacuna - Inmunidad. La vacuna de sarampión es una vacuna de virus vivos atenuados, que en general se administra asociada a vacuna anti-rubéolica y anti-parotiditis. Existe ahora en el mercado una vacuna que asocia además anti-varicela. El sarampión es prevenible con esta vacuna disponible. La vacuna está contraindicada en personas con déficit de la inmunidad celular o pacientes con bajas defensas del cuerpo y en mujeres embarazadas. La prevención debe realizarse antes de la exposición al virus, mediante la administración de vacuna al comienzo del segundo año de la vida. Luego de una semana de la vacunación, el 5 a 15% de los niños desarrollan fiebre transitoria y exantema. Se aconsejan dos dosis de la vacuna; la primera al cumplir doce meses de vida y una segunda dosis en la infancia. En casos de alta incidencia o frecuencia de presentación de la enfermedad, la vacuna se puede aplicar a partir de los 6 meses de vida y posteriormente administrarse en la forma rutinaria.

Tratamiento. En la mayoría de los casos, el a causa de la fiebre alta. Las complicaciones, como infecciones de los oídos y neumonía, generalmente se tratan con antibióticos, que destruyen las bacterias causantes. Una vez resuelta la crisis del sarampión, la persona puede volver a hacer todo cuanto hacía antes. Los niños por lo general estarán en condiciones de volver a la escuela como a los 5 días de la desaparición del sarpullido y la fiebre. Sarampión se cura de manera espontánea, sin que se aplique ningún tratamiento. Beber agua o jugo de naranja en abundancia permite restaurar los líquidos corporales perdidos a través de la piel.

Queremos conocer su opinion.

Calendario de actividades.