Enfermedades Respiratorias

Dr. Saul Gomez Martinez

Post Graduado en Pediatría
2017-03-11

Las estaciones de otoño e invierno son especialmente propicias para las infecciones.

La gran mayoría de las infecciones se trasmiten a través de pequeñas gotitas de persona a persona, mediante tos, estornudo y contacto físico (besos, abrazos y manos). También la convivencia estrecha en lugares cerrados, a veces obligados por el clima, o lugares como kínderes o guarderías, facilita la diseminación de estas enfermedades.

Una vez diagnosticada la infección en el niño, evite enviarlo a la escuela, dejándolo en su casa en reposo relativo por el tiempo que se le indique. Los niños con edad suficiente deben recibir instrucciones para que se cubra la nariz y la boca cuando tosa o estornude.

En caso de que un adulto tenga una enfermedad respiratoria y conviva con niños en su casa, debe usar cubre bocas al acercarse a ellos, evite hablarles de frente y sobre todo toser cerca de ellos. Esto es sobre todo necesario en presencia de niños menores de edad. Así mismo, debe lavarse las manos antes de tocar al niño, y evitar el mismo cuarto que ellos.

Las personas grandes, enfermas de un padecimiento crónico y los niños menores de un año son especial mente susceptibles de contagiarse; evite en lo posible el contacto de dicha persona con el enfermo.

Retire (tire a la basura) los pañuelos de papel rápida y adecuadamente, y promueva que exista un lavado de manos más frecuente en toda la familia.

Un niño con infección leve puede y debe bañarse diariamente: el baño debe ser con agua tibia o caliente y a la hora del día mas templada, sacándolo inmediata mente y cubriéndolo con ropa adecuada al clima.

Se deben evitar los cambios bruscos de temperatura, por ejemplo salir a un ambiente más frio después de haber permanecido largo tiempo en un lugar templado o caliente.

Cuide que no haya corrientes de aire en la casa o en su cuarto. No abra las ventanas por las noches.

No deje que su niño(a) abra el refrigerador, ni pise el suelo descalzo, que tome alimentos o bebidas frías y se moje, que no se acueste en el suelo.

De ser posible, mantenga al niño en cuarto separado. Ventile y limpie la habitación diariamente.

Evite la exposición del niño a lugares cerrados donde hay grandes grupos de personas y prohíba a los adultos fumar dentro de la casa.

Abrigue bien a su hijo por las noches, pero no en exceso aunque tenga fiebre ya que esto lo hará sentirse peor y aumentar más la temperatura.

No son recomendables los aceites untados (vick) ni otros remedios caseros puestos sobre la piel.

Suministrar líquidos tibios en gran cantidad (jugos, tés, agua natural. etc.)

Nunca administrar medicamentos que contengan aspirinas (acido acetilsalicilico), como disprina, asawin, mejoralito, etc., para el manejo de la fiebre. En la consulta se le proporcionara más información sobre medicamentos y medidas para el control de la fiebre.

La tos en la gran mayoría de los casos es un mecanismo de defensa que ayuda a limpiar las vías respiratorias de su hijo(a), por lo tanto salvo en casos especiales no está indicado el uso de medicinas que suprima la tos. Puede usarse humidificador o vaporizador por las noches para disminuir este problema.

En caso de que la secreción nasal (moquito) sea muy espesa y dificulte la respiración del niño, puede aspirar la nariz de vez en cuando (cada 2 a 3 horas) con una perilla de goma esto es importante sobre todo en niños pequeños entes de las comidas (las tomas) y antes de dormir. Las gota de agua con sal (1/4 de cucharadita con sal de mesa en una taza de agua hervida previamente y dejada enfriar) o solución fisiológica en los orificios de la nariz antes de aspirar la secreción hará esta mas fácil.

Levantarle el cabezal de la cuna durante el sueño mejorara la respiración

Llame a su pediatra inmediatamente o acuda al servicio de urgencias si se presentan las siguientes condiciones; Fiebre de más de 4 días de abolición, Tos persistente o parecida a la tos de perro, Inquietud por más 6 horas, Dolor de oído, Dificultad para respirar, Respiración silbante o estridor osa, Coloración azulada de labios y uñas, Vomito que continua después de varias horas, Letárgia (falta de respuesta de los estímulos habituales).

Queremos conocer su opinion.

Calendario de actividades.